Entradas

CYGBA y la Prostitución en Consorcios

CYGBA y la Prostitución en Consorcios

Les convierte la vida en un infierno a los vecinos de edifcios completos

CYGBA y la prostitución en consorcios

En Administración CYGBA sabemos que a veces son los propios vecinos los que denuncian:
“en muchos de estos mini prostíbulos que funcionan en departamentos, hay trifulcas, peleas y les convierten en un infierno la vida a los consorcistas.
Algunos denuncian por esta razón mientras que otros porque directamente no les gusta que haya prostíbulos en su edificio”.
Para clarificar este tema el titular de La Alameda expuso un ejemplo en el cual tanto los consorcistas como el encargado se organizaron para luchar contra la prostitución en su edificio:
“en la calle Beauchef al 200, en uno de los prostíbulos que funcionaba en uno de los departamentos de Zaffaroni, los vecinos junto al encargado tomaron la decisión de exigirles a todos los que entraban al edificio, las 24 horas del día, su nombre y número de documento. De esa forma bajó la cantidad de clientes que se acercaban a esos privados”.
Aparte de tomar los datos de los visitantes al consorcio, una buena medida que los propietarios de departamentos en alquiler pueden tomar para evitar en sus edificios la prostitución y trata de personas es cuando se alquila una propiedad,  chequear antes si el futuro inquilino tiene antecedentes penales. Los propietarios tienen que estar muy atentos al tema de los alquileres”.
En Administración CYGBA mediante nuestro departamento de legales tenemos un procedimiento ya impementado en varios casos para denuncia y seguimiento del tema con la policia. La Dra. Cecilia Seijo y el Dr. Nicolas Gollo se encargan personalmente de este tema.
Por otro lado nuestra herramienta 24.365 Monitoreo Remoto de Cámaras sirve tanto de advertencia como control y medio prueba eficiente.

En CYGBA analizamos los 5 conflictos que atentan la buena convivencia en un edificio

En CYGBA analizamos los 5 conflictos que atentan la buena convivencia en un edificio

En CYGBA analizamos los 5 conflictos que atentan la buena convivencia en un edificio

 A traves de los años que Administración CYGBA  administra consorcios notamos que son varios los problemas a los que se enfrentan los vecinos de un edificio de la Ciudad de Buenos Aires, como los ruidos molestos, el aumento de las expensas y hasta los incovenientes que acarrea vivir en una planta baja

CYGBA, Acondicionadores de aires en edificios nuevos

CYGBA, Acondicionadores de aires en edificios nuevos inteligentes

Los habitantes de un edificio de la Ciudad de Buenos Aires tienen que lidiar con varios problemas mientras ocupen un departamento. Los ruidos molestos, vivir en la planta baja, los espacios compartidos, el aumento de las expensas y la falta de atención de los administradores son algunas de las quejas comunes que recorren los pisos del consorcio.
Podríamos enumerar una serie de problemas con los que lidian diariamente los inquilinos, que recurren a la administración CYGBA con el fin de que participemos como mediadora.
En Buenos Aires existen más de 5.400 administraciones que se encargan de contratar al personal que trabaja en un edificio para su limpieza y mantenimiento, pero también intervienen en los problemas personales que se generan entre los habitantes de los distintos departamentos.
«En CYGBA, sabemos que Administrar es mucho más complejo que solucionar problemas edilicios, tratar con gremios, organizar los trabajos de los encargados, administrar los gastos, pagos, preparar las expensas. Administrar también es mediar y solucionar los conflictos vecinales».
El primer lugar en el listado de quejas es para los ruidos molestos, como el volumen excesivo de la TV, la música e incluso conversaciones privadas, fiestas en días de semana hasta altas horas de la madrugada y mudanza de muebles.
Le continúa el problema de vivir en la planta baja, ya que a los habitantes de ese espacio le llegan las cosas o basura que otros vecinos de más arriba tiran por las ventanas.
En tercer lugar se encuentra el conflicto que generan los espacios compartidos, como por ejemplo la falta de limpieza de lugares comunes como el salón de usos múltiples (SUM), la pileta, o dejar elementos personales en dichos espacios, como las bicicletas en el palier.
El aumento de expensas es el cuarto y la falta de atención de los administradores se ubica en el quinto.

Advierten que el aumento de tarifas «va a impactar en las expensas”

17/02/2016 | Especialista en Administración de Consorcios explicó cómo impactará en las expensas el aumento de tarifas. Habló sobre el rol del administrador y enumeró los principales problemas que surgen entre vecinos

 

   PortalBA-. La abogada y Gerente Legal y Comercial de CYGBA SA, Cecilia Seijo, ratificó hoy que “el aumento de tarifas va a impactar en las expensas”. “El propietario paga por un lado la luz de su departamento y los consumos propios de este  y, a través de las expensas, los servicios públicos de las partes comunes como luz de pasillo, ascensores y bombas de agua”, explicó.

Asimismo, aclaró que “hay que tener en cuenta que la repercusión dependerá de cada edificio de acuerdo a diferentes variables”. “Lo importante es que el Administrador, debido al mal gasto que se hizo de los servicios concientice sobre el consumo de energía”, añadió.

En este sentido, dijo que “es necesario realizar inversiones para racionalizar la energía”. Luego, recomendó “planificar y hacer inversiones previas para afrontar este tipo de incrementos, que puede darse en otros servicios”.

Por otro lado, se refirió a las problemáticas mas comunes entre vecinos entre los que predominan ruidos molestos, tenencia de mascotas y separación de residuos.

“Los problemas de la sociedad se ven reflejados en un edificio”, disparó, y continuó: “Los vecinos deben entender que forman parte de una pequeña comunidad consorcial y, por tanto, tienen derechos y obligaciones”.

“El disfrute de un derecho implica siempre el cumplimiento de un deber, para no afectar los derechos ajenos. Esta premisa, tan sencilla, es la que con frecuencia solemos olvidar”, abundó.

La letrada remarcó que “todo lo que sucede en cualquier sociedad sucede en un edificio de propiedad horizontal”. Agregó que “el cumplimiento de las normas de convivencia ayudan a mejorar la calidad de vida de los copropietarios”.

En este sentido, opinó que  “los vecinos le tienen miedo al reglamento interno del edificio” pero que, sin embargo, el objetivo de este reglamento es garantizar la convivencia “armónica y pacífica”.

“El consorcio posee un reglamento de copropiedad y administración con temas generales del edificio y un reglamento interno que regula las normas de convivencia diarias”, especificó.

Seijo recomendó a los inquilinos exigir copia de cada reglamento pues indicó que “es obligación del propietario entregarlas» aunque reconoció que “muchas veces esto en la práctica no se termina cumpliendo”.

A la hora de querer modificar alguna cláusula del Reglamento Interno, dijo que “se tiene que citar a una asamblea”. Es conveniente llegar a acuerdos previos e ir a la asamblea bien informados para poder votar con mejor criterio”, sugirió.

Por último, dijo que “el papel del administrador es educar a los propietarios en lo relativo a medioambiente, consumo y convivencia”.